Pau Gasol, Rafa Nadal y Jesús Hijosa, presidente del Foro de Novilladas: «Donamos la mitad del Premio Nacional para luchar contra el coronavirus»

El alcalde de Villaseca de la Sagra lo tiene claro: «Hay que abaratar los costes de las novilladas y los profesionales no lo entienden»

El Foro de Promoción, Defensa y Debate de las Novilladas recibió en noviembre el Premio Nacional de Tauromaquia dotado con 30.000 euros. «Después de pensarlo bien, tras hablar con el resto de socios del Foro, decidimos donar la mitad a la Cruz Roja«, a la causa que iniciaron Pau Gasol y Rafa Nadal que busca recaudar 11 millones de euros para luchar contra el Covid-19. El Juli es, por ahora, el único torero que participa en el proyecto. «Nosotros recibimos ese dinero de la sociedad y es el momento de destinar parte del premio para paliar los efectos de la epidemia», explica Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca de la Sagra, el pueblo del Alfarero, y presidente del Foro.

Los 30.000 euros del Premio Nacional estaban destinados para poner a funcionar la entidad. «Está paralizado ahora. Se van sumando cada vez más pueblos, pero con la crisis se ha paralizado todo. Si algún día hace falta dinero, lo pondremos los Ayuntamientos. Esto es una iniciativa solidaria, bonita e importante para todos», reflexiona Hijosa, que pertenece al Partido Popular y ejerce gratis como alcalde. «Soy agricultor».

La iniciativa de configurar una red entre los pueblos que organizan las novilladas no tiene todo el respaldo del sector. Los profesionales, banderilleros y picadores, no ven con buenos ojos algunas de las propuestas de Jesús Hijosa. «Algo tendremos que hacer, ¿no?«, dice en referencia a su ideas sobre el ahorro en las novilladas, que alcanzan «45.000 euros» de coste. «Hay que reducir los mínimos y eliminar personal, lo llevo diciendo mucho tiempo. Se quejan pero no aportan soluciones. ¿Cómo se bajan los costes?».

«¿QUÉ PUBLICIDAD?»

La irrelevancia del sector taurino aleja la publicidad. «Dicen que hay que buscar publicidad. Si en el mismo pueblo hay empresarios que dan dinero pero piden no salir en ningún lado. ¿Qué publicidad? Si somos aficionados y queremos que esto dure, tenemos que buscar soluciones, reducir los costes».

Los festejos del Foro de Novilladas «tienen que tener un sello de calidad, que sean sostenibles». Estas propuestas vienen respaldadas por las instituciones públicas que apuestan por los novilleros. «No podemos perder y perder», se queja Hijosa, que después de 20 años organizando festejos menores en Villaseca ha conseguido «una media de 2.500 asistentes, con precios populares y la ayuda de la televisión regional, así hacemos algo» pero no es el caso de otros pueblos. «Meten entre 850 o 1.100 personas a 15 euros de media. Para llegar hasta los 45.000 euros de gastos hay que darle muchas vueltas«, ironiza.

Los que se visten de luces no quieren ni oír hablar de perder posiciones. En la élite de las corridas de toros es muy difícil entrar. Las novilladas son una buena salida. Quizá sobren banderilleros. «Nos miramos al ombligo. El otro día me dijo un profesional que si quitaban un puesto, se acaba con la liturgia. La liturgia es relativa. ¿Si se quita un picador en plazas de tercera, donde no sale el segundo picador, se pierde la liturgia? ¿Si se bajan los mínimos se pierde la liturgia? ¿Si a un novillero lo liberas de llevar a tanta gente en el callejón, se pierde la liturgia?», replica Hijosa.

«LO PRIMERO ES LO PRIMERO»

Villaseca de la Sagra organiza dos certámenes anuales. «El Alfarero de Plata [las novilladas sin caballos] se ha aplazado. No vamos a llegar a la final del 4 de julio. Si no se puede dar, se suspende. De cara a septiembre, al Alfarero de Oro, hay más tiempo».

Los recursos son limitados. «Ahora lo primero es lo primero. Tenemos que estar todos luchando en la misma sintonía y paliar cuanto antes los efectos del coronavirus. Que la gente sienta que tiene el respaldo de las autoridades. Las novilladas son ahora algo secundario. Habrá que replantearse muchas cosas cuando vuelva la normalidad».

El Foro de las Novilladas está compuesto por «50 o 55 pueblos» que deben cumplir «unos requisitos mínimos: no poner en medio a nadie que no pague a los chavales y transparencia. Nuestra única misión es dar novilladas, que no se acaben. Algunos dicen que estoy en contra de los profesionales. Es al revés. Ellos no entienden que a veces hay que saber perder para ganar algo. Podríamos hacer viables las novilladas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba